lunes, 10 de septiembre de 2007

Redacción: ¿Qué has hecho este verano?

Este verano he jugado compulsivamente al Pokémon edición Perla y al Dr. Mario que hay oculto en el Más Brain Training de mi Nintendo DS. Aparte de eso, no he hecho nada destacable. Bueno, sí, he viajado a Londres aprovechando que en mi ciudad hay un aeropuerto, y en ese aeropuerto opera una compañía aérea muy barata, que por suerte es de las que no te dejan tirado en medio de un patatal.



Londres es una ciudad muy grande, pero vayas donde vayas te encontrarás con alguien de tu tierra. Si alguien se dirige a ti hablando en inglés y no entiendes qué rayos te está diciendo, sólo debes limitarte a sonreír hasta que alguien acuda en tu auxilio.
En Inglaterra conducen al revés porque antiguamente los carruajes debían circular por la izquierda, ya que si no los cocheros se fostiaban a latigazos cuando arreaban a los caballos. A mí me preocupaba la circulación en sentido inverso, dado que no soy capaz de distinguir entre derecha e izquierda, de modo que al cruzar, lo más probable es que me lance alegremente a la carretera mirando hacia el lado que no es. Por suerte, en los pasos de cebra hay unas simpáticas indicaciones con dibujitos y flechas que te dicen hacia dónde hay que mirar, evitando así que seas arrollado por un autobús de dos pisos.
El metro de Londres funciona de manera similar, con indicaciones a gogó, aunque también existe un subrepticio decálogo de comportamiento que todo el mundo sigue:



- No debes hablar en voz alta, porque la gente te mirará con desdén (fucking spaniards…)
- Circula por tu izquierda en los pasillos, estate quieto a la derecha en las escaleras para que la gente que tiene prisa pueda pasar. Si eres disléxico y te lías (como me pasó a mí), te arrollarán.
- “Excuse me” tiene dos posibles significados: a) “¿Me dejas pasar?” b) “¡Apártate que te mato!”.
- “Mind the Gap” quiere decir “Cuidado con el agujero que como metas el pie te descalabras”.


Los parques de Londres están atestados de insaciables ardillas trepaperneras. Un señor que paseaba por Hyde Park me dijo: “Quien les da comida, se gana un amigo de por vida”.




Hablando de comida, en Londres no se come tan mal ni tan caro como creía, sólo es cuestión de buscar un poco. Si entras en un pub y te pides un bistec (steak), procura pronunciarlo bien, o los camareros se descojonarán en tu cara porque les estás pidiendo un palo (stick). Intenta no meter la nariz en los comercios chinos, así como en los pubs y restaurantes cercanos a museos, porque los responsables del establecimiento en cuestión te obligarán a entrar y tomar asiento. Si pides agua (Still Water), que tengas claro que te la servirán impepinablemente en vaso largo, con hielo y una rodaja de lima. Si intentas sacar la rodaja de lima del vaso te mirarán acusadoramente porque eres un spaniard depravado.
Por otro lado, existe una opción B en cuanto a manduca más económica, que consiste en comprar sándwiches preparados en los supermercados. Debo advertir que podéis encontrar cosas como ésta:




Pensareis: “¡Qué Cañí, redióx!”, pero nada más lejos de la realidad: SPAR es la primera cadena de supermercados independientes del mundo (según su página web, claro).

Por último, os recomiendo que no dejéis pasar la oportunidad de visitar el Museo de Historia Natural, ir a la tienda de la planta baja, y probaros una cola de dinosaurio (de peluche). Si os apetece podéis emular a Raoul Duke y gritar “¡Look, there's two women fucking a polar bear!" a las hordas de escolares que os rodean.






Por cierto, cuidadín si vais a hacer el notas a Abbey Road. El paso de cebra de marras no tiene ningún semáforo, y circulan coches en ambos sentidos. Además, un pequeño ejército de fans de los Escarabajos aguardará su turno para hacer la misma idiotez que vosotros, así que si conseguís pasar, lo más probable es que os llevéis una pitada de campeonato y salgáis en la foto poniendo cara de “Estoy a punto de morir”.


…Y por supuesto, no olviden hacer el retarded en una cabina, amigos.
Actualización a petición de Mr. Berrakus: Desangelada instantánea de Abbey Road.



Huelga decir que las habilidades de Evil Gizzmo con el Paint y el savoir faire se quedaron en Londres, y sí, lo que había empezado como una redacción se ha convertido en una suerte de "Planeta Finito" en su versión más juantxi.





5 comentarios:

M.A Berrakus dijo...

Cuánta candidez hay detrás de esas redacciones sobre el verano.
Si es que siempre vuelve uno al cole con una melancolía...

Joder, lo del Spar si que me ha dejado tocado, si por aquí ya se han convertido en objeto de culto y lugar de peregrinaje para los paladares más exigentes en materia de bollería industrial.

Por lo del paint no se preocupe, progresa usted adecuadamente.

Y ¿qué paso al final con la foto de Abbey Road? ¿no hubo huevox a sacarla?

Por cierto, digan lo que digan esos desheredados, preciosos los zapatitos que se compró allá en la pérfida albión.

M.A Berrakus dijo...

Jajajaja.
Pero que foto más desangelada, rediox.
Jose es el único que mantiene la compostura, con el paso firme y la melena al viento que luce John Lennon en la portadita de marras.
Mari Luz va más a contrapié que McCartney (y eso que estaba muerto) pero anda que tú, Gizzmo de mi corazón, pareces un jodido pelícano aterrado ante la más que posible embestida del cabrón del ford.
A ver si para la próxima me mejoráis un poco este desaguisado, chicos.

Gizzmo dijo...

¡Por eso no había puestola foto! que conste en acta que el cabrón del Ford estaba pitando...

Mari dijo...

Pues creo que es la que quedó mejor... Realmente no es tan fácil como parece...
PD: Yo no quería ser McCartney, quería ser Harrison, pero eso de ir descalza ya me pareció un pelín exagerado...

Gizzmo dijo...

Eso, eso. Además, para hacer la foto sin que te atropellen tienes que apostarte en una mini glorieta que hay enfrente del paso de cebra,que está atestada de pringaos a los que también les ha tocado hacer de fotógrafos...