miércoles, 5 de septiembre de 2007

Aventuras Gráficas. ¿Una Opción Éticamente Válida?

Hola amiguitos.
Después de un verano más aburrido y con menos sobresaltos que un partido de hockey sobre hierba, ya estamos de vuelta.
Desconozco si las portentosas mentes enfermas de mis compañeros siguen en letargo pero, al menos, aquí tienen al fiel Berrakus dispuesto a dar cera con el mismo ahínco y falta de talento de siempre.
Así que no esperen demasiado de este primer artículo post-vacacional. Se trata más bien de un ejercicio de estilo para ahuyentar las legañas neuronales propias de este entrañable periodo estival tan dado a la borrachera sin coartada intelectual y al rascado de cojones más desprejuiciado.



Así las cosas y de resultas de un providencial golpe de suerte que ha rescatado a mi ordenador del más humillante de los futuros criando polvo en las estanterías del Cash & Converters, el trasto ha vuelto a funcionar.
Gracias a eso, ahora mismo puedo estar escribiendo esto en gallumbos y sacándome los mocos en lugar de estar viendo tíos en gallumbos en monitores ajenos y mocos pegados al teclado en mi locutorio pakistaní de confianza.
Otra de las cosas que puedo hacer con el PC a pleno rendimiento (y ahí es donde quiero llegar), es ver a mi santa novia practicando uno de sus entretenimientos favoritos: Jugar a aventuras gráficas. Desde el antediluviano Monkey Island 1 hasta el reciente Runaway 2, todos se los ha hecho mi incombustible partenaire.

Y tras mucho observar las vicisitudes y desatinos de los pequeños héroes pixelados haciendo el paripé sobre escenarios tan irreales (pero sospechosamente recurrentes) como puedan ser la típica taberna regentada por un tío con un parche o una futurista estación de autobuses (disculpen la paradoja) de Nueva York, he llegado a algunas conclusiones. Los resultados de mi estudio empírico se dividen en dos grandes y absurdos bloques:
BLOQUE A: LOS AMIGOS DE LO AJENO. ¿UN EJEMPLO ADECUADO PARA NUESTROS HIJOS?

Por mucha pátina de didactismo pedagógico que se le quiera dar a las aventuras gráficas, los dicharacheros protagonistas de tan folletinescas tramas no son más que unos viles ladronzuelos sobre los que debiera caer todo el peso de la ley. El hurto per se es el leit motiv que alimenta cada movimiento de nuestro testarudo cabroncete digital. Porque, una vez despojado de todo el glamour de Lucas Arts o Pendulum Studios, nuestros protagonistas no son más que unos jodidos maleantes, usureros, cacos, chorizos, bandidos, carteristas, rateros, atracadores, manilargos, cortabolsas, cleptómanos y, en definitiva, unos grandísimos hijos de puta.
Con mayor impunidad que la de Carmen Martínez Bordiú Franco en Mira Quién Baila (en los juicios de Nuremberg te querría ver, pedazo de escoria) se pasean por los más destartalados entornos digitales echándose al bolsillo tantos objetos como se crucen en su camino, desde una calculadora a pedales hasta un camafeo prerrafaelista. Todo ello pertrechado desde la más fría de las estratagemas amorales, sin sentimiento de culpabilidad ni remordimiento alguno.
¿Ese es el ejemplo que queremos dar a nuestros hijos? Allá ustedes, yo no pienso tenerlos, odio a los putos críos y me la trae al pairo lo que hagan o dejen de hacer pero es que me ha salido la venada caspocatólica y carpetovetónica por la misma punta del innombrable.

BLOQUE B: DE PARADOJAS ESPACIALES Y BOLSILLOS ELEFANTIÁSICOS.

El segundo bloque es más delicado que el anterior. Seré muchas cosas amigos, pero entre mis virtudes no se encuentra la erudición en el farragoso terreno de la física cuántica. Y digo esto porque los inventarios de los personajes de aventura gráfica son más misteriosos que la declaración de la renta de Jiménez del Oso.
No me negarán que no tiene su intríngulis. Vale que el tío pueda coger un abrecartas rococó y metérselo al bolsillo pero una cosa bien distinta es hacer acopio de un orangután, un yunque y una tanqueta antiaérea y salir de allí sin caminar como Charlot.
¿Qué inescrutables mecanismos del continuo espacio-tiempo entran en juego para permitir que nuestro amigo se meta en el bolsillo un frigorífico no frost sin el menor de los aspavientos? O eso o el tipo tiene el recto más dilatado que la garganta de Linda Lovelace.

Bien, como ustedes son mucho más sabios y despiertos que un servidor, les cedo la palabra para que disciernan sobre tan elevados asuntos. Aunque dudo que aún quede algún despistado por aquí.






M.A Berrakus ha escrito esto sin el consentimiento del compañero SUPER MARIO KROST, asesor en temas informáticos y/o pornográficos.
Ruego sepa disculpar mi nulo conocimiento del tema y se preste a compartir con nosotros sus arrobas de sabiduría binaria.


13 comentarios:

Chuflo dijo...

Primero fue el sufijo -x, luego el nenessss, y ahora el mendiós!... Estoy hasta los putox huevox de que me copiéis los estilemax, nenesss... mendióx!

Woset junior. dijo...

Me alegra ver que el calor no ha reblandecido su prodigioso sentido del Paint, mr. Berrakus!
¿Linda Lovelace? Vea usted más porno mendióxxxx!!!!

M.A Berrakus dijo...

Ay Chuflete, Chuflete. Es que ha creado usted escuela. Solo los más grandes como CHiquito son capaces de hacer que sus muletillas cuajen en el pueblo llano.

Señor Woswis debo reconocer que tiene usted razón. Voy un poco perdido con las nuevas generaciones de Porn Stars; chicas talentosas sin lugar a dudas pero ninguna de ellas con el clítoris en la garganta.
A ver si ahora que tengo en casa la red de redes me aplico un poco con el tema, que para eso está.

Gizzmo dijo...

Me he enganchado al Pokémon Perla (ejem, será la crisis de los 25), y mire usté por dónde, la pipiola protagonista lleva en los bolsillos 6 Pokémons, tres de los cuales pesan unos 300 kg y miden unos tres o cuatro metrejos [¬¬

Divine dijo...

Deduzco Gizzmo que, como yo, dispone usté de una chiripitiflaútica DS cazapokémons. Yo cometí el error de querer emular a la señora de Berrakus y, cuando mi hermana me lo regaló, me enganché al Hotel Dusk...después de querer degollar, a todo el que se cruzaba en mi camino, gracias a las soporíferas peroratas de los personajes que se interponían en mi camino, el peso de objetos y armas que se agregaban a mis bolsillos sin yo quererlo y que a mi me importaban un carajo, que yo sólo quería pasar una noche tranquila en el puto hotel...le dije a mi amada hermana que se podía meter el juego por donde le cupiese y que si quería regalarme algo otra vez, mejor me diese a mi los 30ecus.

M.A Berrakus dijo...

Gizzmo, pues sí que son porculeros esos Pokemons. Si después de la confesión que me hizo sobre su maratón de 11 horas seguidas todavía quedan bichejos por ahí sueltos, es que el juego da de sí. Al menos la inversión de dinero (la de la conexión a internet para bajarse el juego, claro está) no ha caido en saco roto.

Divine, nosotros también tenemos la DS y el Hotel Dusk tiene su aquél. Lo cierto es la la misteriosa chica del vestido blanco está bastante cañón. Lástima que luego aparezca el bruto de recepción para darte la murga con lo de la pasta.

Bienvenidos de nuevo, amigos.

kuroi yume dijo...

En cuanto a paradojas irresolubles con una clara solución salvaje, le recomiendo el "Sam and Max", el único juego que me atrevo a recomendarle sin temor a que me inflinja dolor y maldiciones heredables por mis futuros vástagos...

Seamother dijo...

Hombre, por fin un tema que me interesa en esta webecilla, jejej

Amado esposo, de dónde cree usted que salió la idea del bolsillo-agujero negro de Doraemon? Pues de las A. gráficas claro!
La mejor de las mejores, sobretodo en cuanto a surrealismo: LOOM!
Una aventura en que casi no recoges objetos, sino que coleccionas hechizos que en realidad son acciones, y donde tu única arma es la música que sale de ese mismo bastón. Interesante, no? Además, tu madre es un cisne, y eso siempre mola!

Divine, tienes toda la razón con hotel dusk blablablablabla calláos joder y dejádme hacer formas con cerillas!

Kuroi, odio Sam and Max! Es q el puto conejo me da una rabia q no veas grrrrrrrrrrrrrr va de listillo el cabrón.

Gizzmo dijo...

Divine, en efecto,poseo una fantástica DS. De los diálogos del Hotel Dusk acabé hasta las narices, aquello empezaba a parecerse al Proceso de Kafka. Le recomiendo encarecidamente que le birle cuanto antes 60 ecus a su hermana, y se compre un megapirateador marca ACME. Con él, podrá probar todos los juegos que quiera, por muy sonrojantes que sean y sin que nadie lo sepa (véase roñas tipo "Ratatouille", "Cats & Dogs mis mejores amigos", "Bob Esponja el vengador amarillo" y "Bratz DS", amén de las bizarradas japonesas que aquí no llegan ni por asomo)

M.A Berrakus dijo...

Kuroi, el Sam and Max no lo he catado pero si mi mujer dice que no pues no entra en casa. Ya sabes quien lleva los pantalones en estos temas (y en bastantes otros)

Seamother, ¿qué me dice de las incontables horas que pasamos ante la pantalla con aquella locura llamada "DIG" del puto George Lucas. El juego era bueno pero no había diox que le pillara la lógica.

Gizzmo, ¿tiene usted el "Cats"? es una mala exploitation del dignísimo Nintendogs. Ahora ando bastante enganchado al "Nintendo Touch Golf", elitista que es uno.

Gizzmo dijo...

Pues sí Berrakus, he jugado al "Catz", al "Dogz", al "Hamsterz", al "Purr Pals",al "Pony Friends",a "Los Sims 2: Mascotas", al "Best Friends:dogs & cats", y plastas similares intentando satisfacer mis ansias zoológicas (ya se sabe, la cabra tira al monte), y debo decir que todos son un truño de dimensiones elefantiásicas.

JoseViruete dijo...

Que foto más rara de Annie Cruz, parece que le han pegado el careto con el paint o algo así.

M.A Berrakus dijo...

Vaya Viruete, viniendo de un maestro y experto como usted, pensaba que iba a hacer alguna puntualización sobre algún juego ochentero de ordenador. Ahora veo que la fama le queda corta e incluso se desvela como un pornópata empedernido.
Saludos!

Gizzmo, ¿hay algún simulador de vida de cangrejo del pacífico para DS?