domingo, 13 de mayo de 2007

Eurovisión 2007. Una Catarsis Punk.

Hola amigos. Un año más. Otro glorioso Festival de Eurovisión con el que pasar página al son de un lacerante “no pudo ser” que ya empieza a resultar demasiado familiar en esta, nuestra miserable piel de toro.
Porque, en efecto, “no pudo ser” y las ilusiones del solar patrio han vuelto a resquebrajarse en mil pedazos a manos del siniestro bloque del este y de otra bochornosa representación celtíbera (y van...)
Tras el sonoro descalabro de las nostradas Ketchup, del que ya di buena cuenta en su momento, parece que no hemos aprendido la lección y algún Illuminati (¿Teddy Bautista?) ha tenido a bien enviar a la gélida Finlandia a D’NASH, una boy’s band de corte agropecuario incapaz de concatenar dos notas con garantías y con serios problemas psicomotrices. Un grupo de artistas de perfil metrosexual y dudoso expediente académico formado a golpe de cásting y sucia mamada en el despacho de Gestmusic.
Una piara borderline incapaz de hacer salivar lo más mínimo el bajo vientre de una quinceañera con acné galopante ni de empalmar siquiera al clubber de dudosa orientación sexual.
D’NASH se llama el engendro. Cuatro paletos salidos de las fraguas del averno, vestidos por su peor enemigo y que, por no tener, no tienen ni la personalidad suficiente para adoptar un papel dentro de la banda (el abecé de la boy’s band). Tras un ciclópeo trabajo de investigación tuna, he creído detectar ciertos rasgos definitorios fundamentales para otorgar rol a cada uno de ellos. A saber; el gilipollas de la barba de cuatro días, el gañán de los piercings, el chulito del pecho depilado y el niño bueno con puntos de sutura en el ano. Sé que no es mucho pero es lo que hay.
I Love You Mi Vida es el aborto hecho canción que han tenido los arrestos de pasear por la vieja Europa. Dicen que en un momento de la mefistofélica coreografía (mayormente el estribillo), se utiliza el lenguaje de los signos. Con toda seguridad esa chusca estratagema busca hacerse con el favor del único sector de la población capaz de comulgar con su causa, el público sordomudo.


En honor a la verdad, debo decir que este año muy poquito he podido ver de la gala de marras. El caso es que la siempre apetecible actuación española me pilló en el curro y al llegar a casa, cerveza en ristre, el mando a distancia prefería colocar mis cansados ojos en Boogie Nights, El Club de la Lucha, El Episodio I o incluso el Sevilla-Recre. Sí amigos, algo en mi fuero interno apostaba por el insufrible Jar Jar Binks antes que presenciar tamaña celebración de la lentejuela y la kostra incrustadas. Y es que sin Uribarri esto no es lo que era, que dirá el Guardia Civil expulsado del cuerpo tras un oscuro afer con dos colombianas en los roñosos lavabos de la casa cuartel.

Lo que sí he seguido con deleite e inusitado entusiasmo han sido las siempre bizarras votaciones. Un delirante carrusel de nepotismo y rancio localismo cañí digno de la más febril pesadilla lynchiana. Un interracial galimatías donde los twelve points, la lefa y la cocaína parecían campar a sus anchas por el Helsinki Arena.
Y es aquí donde el bloque comunista ha dicho la suya, ha dado un sonoro puñetazo en la mesa y, en un acto de revanchismo político donde los derechos humanos no están en la hoja de ruta (no hay más que escuchar las canciones), relegar a las supuestas potencias de la Unión Europea a los humillantes puestos de la basura. Pero ese no ha sido nuestro caso. ¡Qué va! diremos con ese falso optimismo tan español. Hemos quedado en una dignísima vigésima posición. A dos pasos de la gloria, vamos.


Porque para ganar el certamen hay que tenerlos muy bien puestos. Ir sobrado de talento, tener coño donde antes hubo polla o, como el del año pasado, estar empadronado en Mordor. Eso o tener la lengua más larga que el malo de Howard el Pato y saberla maniobrar entre bastidores.
El caso es que entre Brad Pitt repartiendo hostiazos y el pollón de Mark Whalberg (recordemos que su hermano Danny formó parte de los seminales New Kids On The Block) he llegado a tiempo de sufrir la canción ganadora. No recuerdo el país, Moldavia, Serbia o alguna otra oscura pedanía de la Europa no civilizada se ha llevado el gato al agua y de qué manera, señores. No he logrado discernir dentro de qué género humano debe ser tipificado el triste perfil del vocalista. Permítanme la licencia pero a un servidor le ha recordado a una versión eunuca de Federico Jiménez Losantos. Y es que, reconozcámoslo, la estética de la Europa del este está a años luz de nuestro provinciano look informal de la camisita blanca desabrochada hasta el obligo. Ellos sí que saben de qué va esta mierda. Patillas a rape, pantalones de pinza, mocasines de rejilla con calcetines de pedrería, táctel, velcro, botines de fantasía, laca y purpurina, toneladas de purpurina.



Qué quieren que les diga. Esto de Eurovisión está bien para echarse unas risas poniéndose tibio a cerveza y frutos secos pero, antes de caer en el friquismo desbocado, la cosa tuvo un toque de serena decadencia ultramontana del cual siento cierta nostalgia. Aquél Sergio Dalma de regio porte, la nobleza gitana del “Quién maneja mi barca” o el galán trasnochado de Serafín Zubiri esgrimiendo peregrinas excusas como que el piano no estaba en play-back sino que lo tocaba in situ, como un Steve Wonder a la vallisoletana.
Viendo nuestra incapacidad congénita para el triunfo y dando por bueno aquello de ESPAÑA. UNA, GRANDE Y LOSER, de cara a futuras ediciones permítanme que haga uso del castizo argot taurino para decir aquello de “Que Diox reparta suerte”.
Sea como fuere, el año que viene mash.

Post totalmente anticeltíbero vomitado por M.A. Berrakus, en pleno acceso eurocatártico. Este artículo no representa la opinión del resto de autores, que es mucho, muchísimo peor.

21 comentarios:

Divine dijo...

Aunque tiempo ha que renegué de orgiásticas manifestaciones de pedorrismo popular como Eurovisión o Viña del Mar (donde, dicho sea de paso es el último reducto que aún soporta e incluso idolatra a Miguel Dominguín Bosé) he de reconocer que en su tiempo me emocioné con la participación de "La década prodigiosa" en Eurovisión. Ni que decir tiene que aquello me dictó un camino a seguir para con mi futuro en el mundo del espectáculo, así como con mis hábitos alimenticios y conductas sexuales

Divine dijo...

Olvidaba felicitarles por su recientemente fecunda cadencia postil

Mr. Macabro dijo...

Ah, ¿pero que iba en serio esto?

Chufflo dijo...

Coño!, pero si es la cantate de Dover en uno de sus períodos Michelín...

Mendiós! qué murga...

M.A Berrakus dijo...

Bueno, después de la brutal ingesta de cerveza de anoche en casa del Dr. Smegman (esos barriles de Heineken los carga el diablo) empiezo a ser persona otra vez aunque la resaca no se la salta un gitano. Por cierto Smegman ¿Ha ido usted a trabajar esta mañana? estoy seguro de que no se ha leventado en condiciones.
Bueno, Divine celebro su buen gusto musical. La década prodiogiosa marcaron una era y su influencia todavía está presente, como Bowie.

Mr.Macabro, claro que va en serio. Cómo íbamos a tomarnos a chufla tamaño acontecimiento erótico-musical. Ya esperamos con ansia animal el de la OTI.

Tiene razón Chufflo, esa tía es cagaíta a la de Dover y encima berrea igual.

Dr. Smegman dijo...

Shh.. s-sí... prel.. pe-pretense... hasta el bróxibo dominco ferraqus...

M.A Berrakus dijo...

Ojo al dato señores que esto no tiene desperdicio.
Estaba analizando el video de Marija Serifovic y entre la malabarista haciendo cucamonas y los feo de la puesta en escena he detectado un detalle de esos que te dejan de una pieza.
Resulta que la tipa, debajo de esa horrible chupa blanca y del colgante de Arwen, tiene los santos bemoles de llevar una camiseta de...¡¡¡LOS RAMONES!!!
Fijaros bien, amigos. Pa mear y no echar gota.

Vascoeslovaco dijo...

Por si hay alguna duda, la que ha ganado este año es una tia.

Me encanta lo de "España. Una Grande y Loser" xD

BlitzKrieg dijo...

Y todavía hay quien hace análisis sesudos y se ofusca por no ganar...

Mr. Macabro dijo...

No me acordaba de la OTI, espero un resumen detallado del gran acontecimiento.

Y gracias por la aclaración, me extrañaba que no se tomaran en serio un festival como ""EUROVISION"".

Saludos.

Gizzmo dijo...

La actuación de los niñatos estos es sonrojante. Ahora encima dicen que la culpa es de los países del este, que son muy malos y se votan entre ellos...Sí, sí, es posible, pero seguro que también influye que la canción de marras sea una puta bazofia perpetrada por la petarda de Rebecca imitando los ritmos bisbaleros...Ai lofiu mi vida ieo? Cómo que IEO?

Beatrix Kidoo dijo...

La mejor crítica en mucho tiempo, enhorabuena!!

PD: no te recordó al anuncio ese de durex con los tipos todos vestiditos de blanco y el fondo ese azul y rojo?? un condón gigante haciendo playback habría salido mejor parado... por cierto, vengo de la página nachovegasaeurovision@blogspot.com :P

BESOSALAOS

M.A Berrakus dijo...

Vacoeslovaco: Sí, sí, una tía pero con una puta camiseta de los Ramones!

Blitzkrieg, estás en lo cierto. Esto de sesudo más bien poco pero ofuscado sí que estaba; es que esa coreografía es de las que da escalofríos.

Mr.Macabro, lo de la Oti no sé cuando queda pero no dude que ahí estaremos para darle cera al asunto. Ni que sea bajado del emule.

Sí Gizzmo, Rebeca es el genio en la sombra que ha creado el monstruo. Si Mary Shelley levantara la cabeza...

Beatrix, me congratula ver que no estamos solos en esta cruzada. El año que viene Nacho Vegas y Bunbury de coreógrafo.

Chufflo dijo...

Por cierto, mendiós! que protesto, Berrakus por el del todo gratuito epíteto de "punk" en su título. ¡He cagado mierdas con la cresta mucho más conseguida que el triste objeto de su post!

Por otro lado... ¿catarsis? ¡Venga hombre, no nos joda!!! "Viacrucis puto" le habría puesto yo, mendiós!


Por lo demás, hoy he soñado que Divine no es lo que parece y las sábanas han acabaron perdidas... glups!

Chufflo dijo...

Finalmente, bien es cierto, mendiós!, que al primero que me suelte que "ha acabaron" no está aceptado por la RAE, le envío una postal de navidad con antrax...

M.A Berrakus dijo...

Querido Chufflo, no se lo tome usted tan a las bravas que un día de estos le da un síncope y se nos va.
Puews claro que es punk. ¿Acaso ha visto algo más punk que una serbia con una camiseta de los Ramones?
Y catarsis ya le digo yo que sí. Me tendría que haber visto sacando espuma por la boca, maniatado mientras el gato me hacía un peeling facial.

Divine dijo...

Lo más punk es ver al ÍNCLITO Joey Ramone con el pelo recogido en el film Naufragos (no confundir con el de la pelota wilson) Completan el reparto Vincent Gallo, María de Medeiros, Joaquin de Almeida, LUNA y, atención, Pepe Sancho (que muere a los 15 minutos, cual Steven Seagal en aquella peli del avión, pero que está ahí). Eso es punk, lo demás son tonterías. Una vez más recomiendo el visionado en versión doblada pues gana en matices la historia.
Chufflo, ¿se puede saber con qué fluido-sustancia manchó usté sus sábanas?

M.A Berrakus dijo...

¿Naufragos? mmm, ya está usted otra vez con esas exquisiteces de auteur y por aquí no rascamos bola.
Todo sea por ver al malogrado Joey con coleta. Por un momento pensaba que hablaba usted de aquella cosa de "Barridos por la marea" del Guy Ritchie y Madonna pero creo que en esa no sale Pepe Sancho (aunque no pondría la mano en el fuego)

Divine dijo...

Rectifico, no es Joey sino Johny Ramone el de Naufragos. Se cuenta que había destrozado el buga del Gallo y éste le convenció para hacer la peli a cambio de no pasarle la factura del chapista.

Supremo Mensajero Jr. dijo...

El placer es nuestro. ¿NV junto a D'Nash haciendo coreografías? Mmmm...¿y si resucitamos a Parchís?

Saludos y gracias

Eddie Gordo dijo...

Joder, si ya sabía yo que esto de irme de España no me iba a traer nada más que cosas malas... ¡No me acordé de ver el puto concurso! Supongo que sacarán la edición especial en deuvedese...